El colegio Ángel de la Guarda se suma al proyecto Life del Ayuntamiento con un convenio para participar en el programa de compostaje

Imprimir Correo electrónico

Este documento, al que ya se sumó el centro Santa Isabel el pasado mes, determina la cesión municipal de una compostadora al centro de atención a personas con discapacidad intelectual ‘Ángel de la Guarda’ para el desarrollo de actividades de reciclaje dentro de sus instalaciones. El Ayuntamiento será el encargado de la colocación en los próximos días y el colegio asume las tareas de instrucción a sus alumnos y profesorado.

El Ayuntamiento de Soria prosigue con sus labores de difusión del proyecto Life y sensibilización de todos los colectivos en comportamientos respetuosos con el medio ambiente dentro del Corredor C02Cero. Dentro de esta línea de actuación se enmarca un nuevo convenio para la colocación de una compostadora en las instalaciones del Centro Ángel de la Guarda en términos similares al rubricado el pasado mes de febrero con el colegio Santa Isabel.

Con el objetivo de que la sociedad se implique activamente en la dinamización del corredor, ambas instituciones han acordado que el Consistorio instale una compostadora en el recinto del colegio que, a su vez, se compromete a formar a alumnos y personal docente en su uso y a llevar a cabo las labores de mantenimiento, siempre siguiendo las indicaciones del propio Ayuntamiento.

Las tareas de compostaje, que permitirán el reciclado y reutilización de determinados residuos, se llevarán a cabo siguiendo las premisas de una guía elaborada y proporcionada por el Consistorio.  El centro también se encargará del uso posterior del compost en terrenos del colegio y en pequeñas labores de jardinería. Tras la puesta en marcha, representantes del Ayuntamiento acudirán tanto al colegio Santa Isabel como al Ángel de la Guarda para conocer de primera mano el desarrollo de las actividades comprometidas y realizar un seguimiento de esta vertiente más participativa del proyecto Life. La duración de este convenio es de cinco años, aunque puede prorrogarse si las dos partes así lo consideran. Este acuerdo es posible gracias a que tanto los centros docentes como el Ayuntamiento son entidades implicadas en la mejora urbana y consideran una vía adecuada para ello la dinamización del Corredor C02 Cero como espacio de innovación en la sostenibilidad de la ciudad. Todas estas acciones se incluyen dentro de las políticas municipales de la mejora de la calidad del aire, la reducción del C02 y la diseminación del modelo a otras ciudades y creación de una red de corredores C02Cero.